2

Ver a papá (Teaser)

images-3

Esta película documental cuenta la lucha de un padre por retomar el contacto con su hijo de seis años, quien le fuera arrebatado arbitrariamente por su madre mediante acusaciones falsas.

SINOPSIS
Marcelo Mosenson, un hombre de 45 años, hace 3 años que no ve a Noah, su hijo.
Su ex mujer, de la cual se separó meses después del nacimiento de Noah, le ha puesto trabas una y otra vez con el único propósito de limitar el contacto con él mediante artilugios judiciales que se efectivizan en arbitrarias medidas cautelares.
A modo de sublimar su dolor e impotencia decide producir un video documental, a la manera de una suerte de diario, en el cual la cámara es testigo  de su recorrido personal. Registra su experiencia cotidiana, los intentos infructuosos de ver a su hijo, las angustiosas charlas con sus padres, su abogado, amigos, y otros padres en su misma situación, a la vez que las que mantuvo con fiscales, jueces y peritos, entre otros.
Su principal objetivo con la realización de este documental es el de poder explicarle a su hijo su propia historia; cuando tenga la curiosidad y madurez necesarias para comprender lo vivido durante su infancia, y fundamentalmente que su padre nunca lo abandonó.

Ver a Papá, intenta combatir la orfandad inducida a la que son sometidos numerosos hijos siendo rehenes de las disputas de sus padres y ayudar a que se comprenda que la violencia como el amor no son patrimonio de ningún género.

FICHA TECNICA
Duración versiones de 90’.
Género Documental
Producción NOMADE FILMS & CABRACARRIL
Director y Guionista Guillermo Costanzo
Productor y Guionista Marcelo Mosenson
Coordinación de Producción Andrea Acatto

 

ACERCA DEL PRODUCTOR Y PROTAGONISTA
Marcelo D. Mosenson nació en Buenos Aires en 1969. Realizador de varios films documentales y narrativos, premiados local e internacionalmente.
Estudió cine y fotografía en París. Becario Fulbright / Fondo Nacional de las Artes, y Fundación Antorchas obtiene un Masters en comunicación y medios en The New School University, NYC.
Escribió Más Allá de un Café y ahora está trabajando en su libro Padrectomía.
Actualmente se encuentra filmando su nuevo documental: Ver a papá Diario de una padrectomía.

ACERCA DEL DIRECTOR
Guillermo Costanzo estudió Dirección Cinematográfica (Universidad del Cine – FUC) y obtuvo la licenciatura de Psicología en la Universidad de Buenos Aires. Entre sus trabajos, el documental Construcción de un mundo se exhibió en el Bafici. Obtuvo 1er Premio del jurado (Grand Prize) en el Tokyo video festival por el documental Fear no Evil, y su film El Bote se proyecto en el International Documentary FilmFestival de Amsterdam. Realizó con un subsidio del INCAA la serie Artistas Argentinos, estrenó en la Televisión Pública la serie Un Día en la Vida y en el canal Encuentro otro ciclo llamado Cartas de un país. Con un subsidio del INCAA realizó un documental sobre Rodolfo Walsh llamado La pólvora y el libro.

http://cabracarril.com/


NOTAS DE PRENSA
http://www.wradio.com.co/escucha/archivo_de_audio/marcelo-mosenson-habla-del–documental-padrectomia/20140527/oir/2245459.aspx
http://www.lanacion.com.ar/1521324-padrectomia-la-otra-violencia-familiar
https://www.youtube.com/watch?v=EvUje0HwK7U
https://vimeo.com/128909054

 

TRATAMIENTO
Ver a papá parte de un  punto de vista personal, a modo de relato intimista y reflexivo. y así luego, desplegarse hacia la sociedad, asumir las preguntas, y soportar las incertidumbres y contradicciones que se le plantean al confrontar con el statu quo.

Dentro de este cuadro íntimo, de inusitada exposición, Marcelo deja constancia de su día a día a través de sus vínculos más cercanos: sus padres, su pareja, sus amigos, todos ellos registrados por una cámara testigo.

¿Cómo se traduce en imágenes lo que acabamos de decir? Trabajando con la realidad sin concesiones, mostrando lo que los protagonistas expresan. Cada encuentro que se establece entre los distintos personajes de esta historia traslucirá algo de la espontaneidad;  sin consignas planteadas de antemano.

Ver a papá es un documental que interroga a todos los actores de esta compleja trama, preguntas a la Justicia, a los abogados y jueces, a los peritos, a familiares y amigos, como así también se le preguntará a nuestro propio protagonista.

Mientras que lo emocional se juega en cada gesto y en cada reacción, lo racional se expresa a través de los distintos profesionales a quienes Marcelo interroga con la esperanza de encontrar alguna solución. Solución que le permita, no sólo ejercer la paternidad que le fue arrebatada sino, y sobre todo, salvar a su hijo inocente de vivir en la mentira, la incomprensión y la orfandad inducida.

Ver a papá no se pone necesariamente del lado de alguien. No intenta ejercer, a partir de las imágenes, una defensa de su derrotero y de su lucha por recuperar a Noah. Se trata de acompañar su camino permitiendo que sean los espectadores quienes tomen por sí solos sus respectivos puntos de vista.

NOTAS DEL DIRECTOR
La propuesta para abordar el proyecto Ver a papá surgió casi simultáneamente de Marcelo, protagonista del documental, y de quien escribe, realizador del documental.

Hay varias lecturas que uno podría hacer de este filme. ¿Qué significa ser padre? ¿Cuál es hoy día el concepto imperante de familia? ¿Qué valores maneja la Justicia a la hora de impartir justicia en conflictos familiares?  ¿Cuál es el papel de los abuelos y el resto de los familiares? ¿Cuáles son las tareas de los abogados, peritos y fiscales? ¿Qué peso tiene la mirada inquisidora de los demás sobre un padre y un hijo desterrados el uno del otro bajo premisas falsas?

¿Qué sucede cuando a un padre lo arrancan, literalmente, de su función paterna en un marco legal a las claras injusto y arbitrario?. ¿Cómo puede soportar un padre el pensamiento de que su hijo puede estar necesitándolo y él no acuda a ayuda? ¿Cómo resistirse a la idea probable de que el chico crea que, al ausentarse su padre de su vida, ya no siente interés por él, que es lo mismo a decir que ya no lo quiere más?

La vida de Marcelo se hace difícil de sobrellevar, y es esa instancia la que se pone en acto en el documental: un padre angustiado, perdido, conteniéndose continuamente, pero claramente a punto de estallar. Lo vemos visitando juzgados, abogados, y a otros padres en su misma situación, o acudiendo a maestros espirituales en búsqueda de contención.

Hubo un punto de inflexión en el calvario diario de Marcelo que dio origen a esta película. Un momento donde, si bien la angustia no cedió, al menos logró ser encauzada. Ocurrió el día en que se preguntó acerca de qué ocurriría si comenzaba a registrar todo lo que le estaba pasando frente a una cámara, para dejar testimonio de su lucha y de los obstáculos de diferente índole que le impedían encontrarse con su hijo. Ese testimonio, el suyo, se terminará convirtiendo en el mejor regalo que podría hacerle a su hijo.

NOTA DEL PROTAGONISTA (y productor)
Es vivir suspendido de tu propia vida, mientras luchás contra tu propio odio, dolor e impotencia. Los días, las semanas y los meses son difíciles de diferenciar. Porque, independientemente de lo que uno intente hacer en cuanto a su vida  social, laboral y judicial, tu vida es la misma desde que te despertás hasta que intentás dormir. Porque nada cambia hasta no volver a reencontrarte con tu hijo. Nada.

Yo no sólo amo a mi hijo, lo amo a él como alguien separado de mí condición de padre. Y mi hijo, como cualquier otro, es una vida que se despliega, antes que mera descendencia. Son frágiles existencias presentes como futuras que deben defenderse e incluso me atrevo a decir, salvarse con sumo rigor.

El tiempo, al contrario de lo que  suele afirmarse, no es oro. El tiempo es vida. Y cuanto más tiempo pasemos impedidos de ver a nuestros hijos, y ellos de nosotros, padres o madres, el tiempo es muerte.

NOTAS DEL PRODUCTOR (y protagonista)
Este documental nace de mis reflexiones acerca de las falsas denuncias por violencia y abuso sexual que son moneda corriente en el ámbito de Familia. La Justicia, se comprende, no tiene más remedio que tomar a todas las denuncias como ciertas. Lo cual conlleva a que un padre sea alejado de su hijo automáticamente, por tiempo indeterminado, sin que medie prueba alguna en su contra más que la denuncia efectuada por la mujer.

Para mi sorpresa, descubrí que no suele suceder lo mismo de invertirse los géneros, es decir, que una madre sea alejada de su hijo por prevención a partir de una mera denuncia de un padre.

Una suerte de discriminación positiva pareciera atravesar el discurso ideológico de la Justicia y de nuestra sociedad. El concepto a priori es que una madre, a diferencia de un padre, jamás podría dañar a su hijo.

 En los Fueros de Familia: los varones acusados de violencia y abuso deben demostrar, por defecto, su inocencia; con lo cual se vulnera el derecho (y la salud) del hijo y del padre, en caso de que se trate de una denuncia falsa. Hay doctrina en esto, y los encargados de impartir justicia demuelen el mismo principio de “derecho superior del niño” al restar, en lugar de sumar, trabajo mediante.

La justicia no puede dar respuesta a estos interrogantes ni puede hacer que dos personas se amen, se perdonen, se comprendan. Tampoco puede transmitir a cada parte lo que sufre un hijo cuando es tomado como rehén y moneda de cambio.

A partir de Ver a papá nos proponemos generar un debate profundo sobre esta problemática que se ignora y que no sólo afecta a miles de padres sino, y sobre todo, a otros miles de hijos a los que contradictoriamente se los pretende cuidar y defender.

Aún no logro comprender qué es lo que puede llevar a un padre o a una madre impedir el contacto con un hijo, a no ser que se trate de una situación de evidente peligro. La paternidad se ha convertido, para mí, en una lucha constante. Pero acá estoy, produciendo y protagonizando este documental que quizá sea visto por Noah dentro de muchos años, cuando el conflicto —quiero creer— haya terminado.

Descargar Dossier